El famoso FRACKING

El Fracking, como se le conoce últimamente, o fracturación hidráulica horizontal, según su denominación técnica completa, se ha puesto de moda en España en estos últimos meses. Una moda debida en parte al ministro Arias Cañete y a la incursión de esta polémica técnica de explotación en el Anteproyecto de Ley de Evaluación Ambiental, alegando que no estaba regulado expresamente por la normativa. Eso sí, antecedida por el hecho de que a primeros de marzo el Ministerio de Industria ya lo pusiera en la mesa del Consejo de Ministros, aunque sin tanto revuelo.

Sin embargo, el Fracking no es nuevo, y su práctica de hecho se viene realizando desde el 2005 en algunos países como Estados Unidos, donde se ha expandido a la misma velocidad a la que ha movilizado a diversos sectores sociales, y en el que en la actualidad 9 de cada 10 pozos usan esta técnica. 

Y, seamos realistas, en España ya se hace Fracking, enmascarado en "permisos de investigación" o ampliaciones que se están concediendo sin que se sometan a Evaluación de Impacto. De hecho, desde 2009, País Vasco y Rioja ya disponen de diversos proyectos autorizados de Fracking, de los que hasta ahora poco sabía el público en general.

Entonces, ¿por qué ahora el Fracking?.


Las razones son sencillas: Razones fundamentalmente ECONÓMICAS: Por lo que ya no basta con autorizaciones puntuales de este tipo de explotaciones.
  1. El aumento en el precio de los combustibles convencionales por parte de los países productores.
  2. La necesidad de soluciones low-cost en la actual situación de crisis económica.
  3. El próspero mercado de las Centrales de Ciclo Combinado y el uso del gas en cada vez más aplicaciones.
  4. La presión de los mercados para la reducción de las emisiones de CO2.
  5. El "descubrimiento" de nuevos depósitos de gas no convencionales explotables con esta técnica.
  6. La aparición de nuevas técnicas de fracking desarrolladas a partir experiencias foráneas.
Por todo ello, no basta con autorizaciones puntuales o permisos de investigación, y por eso los gobiernos se estan viendo forzados a poner encima de la mesa esta técnica y su posible regulación o control.

 Pero... ¿en qué consiste realmente el Fracking?.

Fracking Hidráulico en Texas. - KUT News
El fracking se utiliza generalmente para la extracción del gas contenido en rocas de baja porosidad o permeabilidad (lo que se denominan gases no convencionales), y normalmente contenido en pizarras o esquistos (shale gas), atrapado a profundidades que van de los 400 hasta superiores a los 5.000 metros.

El fracking en sí mismo consiste en las siguientes fases: 
  1. Realizar un sondeo vertical que se va protegiendo con una tubería de acero recubierta con cemento para evitar proteger el sondeo, asegurar su estabilidad, y evitar filtraciones al exterior.
  2. Cuando se ha llegado a la capa de roca deseada, se realizan uno o varios sondeos horizontales.
  3. Sobre estos sondeos horizontales se suelen llevar a cabo una serie de pequeñas explosiones controladas con el objeto de abrir pequeñas fracturas en la capa de roca.
  4. Posteriormente se inyectan por fases fluidos a presión, generalmente agua (al 95%) con arena (al 4,5%) y otros productos químicos muy diversos (hidróxidos, espesantes o lubricantes). El objeto es fracturar lo más posible la roca para liberar el gas, que retorna con el fluido y es capturado por la explotación.

Y ... ¿la polémica con el Fracking?.

Como en casi todas las cosas en esta vida, y más aquellas que tienen intereses de trasfondo, el Fracking tiene partidarios,que dicen que es una técnica de extracción segura siempre que se tomen las medidas de precaución adecuadas, y sus correspondientes detractores.

Pero... ¿Cuales son los hechos demostrables respecto a esta técnica?:
  1. Se han registrado casos en los que se ha detectado contaminación de aguas superficiales (como por ejempo Pennsylvania)
  2. Se han registrado algunos casos puntuales en los que el fracking ha causado leves terremotos (como los registrados en Texas).
  3. Se han registrado casos de fugas del gas confinado por las fisuras más allá de los sondeos horizontales, por cauces naturales, hasta contaminar aguas dulces. Este caso, sin embargo, no se ha dado para los contaminantes químicos.
  4. Precisa siempre de cantidades de agua importantes, pudiendo un sólo pozo a consumir más de 15 millones de litros de agua.
  5. Entre el 10% y el 70% del agua utilizada retorna a la planta contaminada por los propios químicos utilizados para el fracking y también las sales, metales o materiales radiactivos que encuentra en el subsuelo.
  6. Las técnicas de fracking llevadas a cabo han mejorado desde el 2005, solventando algunos de los principales problemas encontrados.
  7. El uso de esta tecnología permitiría la captura de cantidades elevadas de gas que podrían solventar parcialmente la dependencia exterior de muchos países.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ser ECO-Fashion esta de MODA.

Luchando contra molinos de viento.

Nuevas salidas para el Glicerol